Padres helicóptero: Criando a personas incapaces

Los padres helicóptero son aquellos progenitores que asumen un rol hiperprotector, quieren resolver todos los problemas por sus hijos, y desean tomar todas las decisiones, incluso las más intrascendentes. El nombre de padres helicóptero hace referencia a que es como si estos padres siempre estuvieran sobrevolando a sus hijos, vigilando que nada les perturbe, y dispuestos a pasar a la acción a la mínima señal. Este modo de crianza no conoce límites de edad, la madre o el padre helicóptero puede hacerlo desde la escuela infantil hasta la universidad.

Características de los padres helicóptero

  • Resuelven ellos mismos los problemas de sus hijos
  • Asumen absolutamente todas las demandas del niño/a
  • Les dificultan la autonomía y el explorar y descubrir por ellos mismos.
  • No les permiten equivocarse (intervienen antes de que suceda)
  • Siempre justifican los errores de sus hijos
  • Responden por el niño/a cuando se les habla
  • Utilizan el miedo como herramienta para poder controlarlos

Porqué se da esta hiperprotección

Bajo mi criterio, creo que se trata de un equivocado sentimiento de posesión respecto a los hijos. Los padres helicóptero sienten que sus hijos son “algo” que ellos poseen y ese “algo” debe de convertirse en algo valioso, así ellos se sentirán triunfadores de cierto modo.

Al final consiguen justamente lo contrario, puesto que esos niños se convertirán en personas adultas con baja tolerancia a la frustración, problemas de habilidades sociales y poco autónomas.

Consejos para no ser un padre/madre helicóptero

  • Ofrécele opciones y déjale elegir: Cuando haya que tomar una decisión, en medida de lo posible, dale la posibilidad de elegir entre diferentes alternativas. Tu rol debe de ser el de explicar las posibles consecuencias de cada una de ellas, pero deja que sea él o ella quien decida, y acéptala, aunque creas que no es la mejor. Esta es una manera de practicar la toma de decisiones, la autonomía y la confianza de tus hijos, así que procura que tenga oportunidades de elegir a menudo en las cosas cotidianas de la vida.
  • Déjale que cometa errores. Aunque lo veas venir, tienes que dejarle. El chasco del error se le quedará grabado a fuego y será más probable que no lo vuelva a repetir.
  • Adjudica responsabilidades. Adecuadas a cada edad, por supuesto, pero dale ciertas tareas de las que pueda encargarse y hazle sentirse valioso. No se lo hagas todo.

En definitiva, criemos desde el amor, el respeto y el sentido común.

Si tienes cualquier duda o quieres asesoramiento de crianza sobre tu caso concreto, puedes contactar conmigo.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Padres helicóptero: Criando a personas incapaces

Los padres helicóptero son aquellos progenitores que asumen un rol hiperprotector, quieren resolver todos los problemas …

Camas Montessori: Cómo, cuándo y porqué

Hace unos días publiqué en mi Instagram una foto de la cama de Chloe. Una cama Montessori de estilo tipi, de estas que …

Alimentación en el embarazo: Desdramatizando prohibiciones

Para muchas embarazadas, el tema de la alimentación nos lleva de cabeza. Y es que, desde antes de quedarnos embarazadas, …