5 Claves para elegir al mejor psicólogo

En los últimos años se ha percibido un cambio en la visión de las personas respecto a la figura del psicólogo. El psicoterapeuta ya no es aquel profesional que asustaba, al que acudías porque estabas loco y por lo tanto, nadie podía saberlo. Ahora la gente comenta que acude a terapia con normalidad (incluso algunas personas con tono de alardeo).

¿Cómo podemos elegir al mejor psicólogo?

¿En qué debemos fijarnos? ¿Estaré en buenas manos? Evidentemente, no puedo darte una respuesta clara y directa a estas preguntas, pero sí que puedo darte algunas claves en las que fijarte para valorar a tu mejor terapeuta. ¡Vamos allá!

1. ¿Es realmente psicólogo/a?

En mi opinión, esto es lo primero en lo que debes fijarte, sin lugar a dudas. Ahora mismo coexisten miles de pseudoterapias que despistan (bastante) al personal. Una manera sencilla de saber este dato es conocer su número de colegiado. Si la persona está colegiada no hay duda de que estamos ante un profesional acreditado a nivel académico (lo cual no nos asegura que sea buen terapeuta).
Hay personas que acuden a terapeutas que no son psicólogos. No voy a opinar si me parece correcto o no, lo que si considero importante es que la persona elija sin trampa ni cartón, haciéndose responsable de su elección.

2. ¿Qué tipo de terapia realiza?

Psicoanálisis, Cognitiva, Sistémica, Estratégica, Gestalt… Existen numerosas orientaciones terapéuticas que elegir. Algunos profesionales intentarían convenceros de que la orientación con la que ellos trabajan es la verdadera, la única válida. Pero no es mi estilo. En esta ocasión vuelvo a repetir que lo importante es estar informados y saber lo que elegimos (abstenerse a modas).

Es decir, si necesitas acudir a terapia, documéntate un poco antes, investiga sobre las diferentes terapias que existen y escoge aquella que creas que más se ajuste a tus necesidades (Piensa que, por muy de moda que esté ahora la terapia Gestalt, quizás no es lo más adecuado a tu problema). Elegir a un psicólogo no es moco de pavo, estamos hablando de nuestra salud mental y nuestro bienestar, qué menos que dedicarle unas pocas horas para evitar daños innecesarios.

3. Ley de Protección de Datos

Es (muy) buena señal que el psicólogo te haga firmar, antes de nada, la Ley de protección de datos. Con ella se garantiza y se protegen todos tus datos personales tratados en las sesiones. Por experiencia, hay psicólogos (titulados) que omiten este paso. Personalmente creo que es indicador de seguridad en cuanto a tu confidencialidad y tu honor, así que te recomiendo que lo tengas en cuenta y que te informes sobre ello.

4. Honestidad

La honestidad es esencial si no queremos perjudicar a nuestros pacientes. Dentro de este punto estaría el hecho de asumir cuándo un caso nos supera (por la razón que sea) y derivemos a otro profesional, que no alargue terapias innecesariamente sólo para seguir teniendo ingresos, que las sesiones sean vacías de contenido (sólo habla el paciente y el terapeuta escucha y consuela, pero no extraes nada de ellas), etc. Creo que todos podemos captar todas estas señales enseguida, cuando estamos haciendo el esfuerzo por pagar un servicio no queremos que nos tomen el pelo.

5. Química

A veces no se trata únicamente de profesionales buenos o malos, si no que la evolución del caso dependa de la química que haya entre paciente y terapeuta. Hay profesionales muy buenos que no acaban de conectar con algunas personas, y ello entorpece el proceso (y viceversa). Esto se puede apreciar cuando dos personas distintas tienen diferentes experiencias con un mismo psicólogo. No podemos agradar a todo el mundo, es mejor asumirlo cuanto antes.

Conclusión, para escoger al mejor psicólogo…

No es cuestión de dividir a los profesionales entre buenos y malos, si no que estés lo suficientemente informado como para hacer una buena elección, la que mejor te convenga a ti. Y que, si una vez iniciada la terapia algo no funciona, sepas identificarlo y pararlo a tiempo. Porque al final, el que sale ganando o perdiendo vas a ser tú.

3 Comments

  • Cristina

    Gran artículo, me ha parecido muy útil y creo firmemente que toda persona que decida pedir ayuda externa de un/a psicólogo/a debería informarse, como bien dices, de las diferentes terapias existentes y cuál es a que mejor se adapta a su dolencia y personalidad.

    Felicidades!

  • Nimrod

    Genial artículo, Ainhoa!

    Últimamente yo también estoy notando ese cambio en las personas (el de ser menos reacios a acudir a un psicólogo), y creo que en parte es por las facilidades que te dan en internet para conocerlos antes de ir a las consultas.

    Me he estado planteando ir a uno por temas personales y me gustaría que me echases una mano. Me han recomendado cipsia. A mi me parecen buenos, pero claro, me gustaría saber una opinión de una profesional.

    Muchas gracias por todo y enhorabuena por el blog :)

    • Ainhoa Plata

      Hola Nimrod!

      Como explico en el blog, no puedo etiquetarlos en buenos y malos, lo importante es que sientas que te puedan ayudar. Cipsia tienen una orientación cognitivo-conducual, te aconsejo que te informes sobre este tipo de terapia para así comprobar si es lo que estás buscando. ¡Lo demás es probar! Yo soy de Barcelona, así que no te puedo decir mucho más de ellos.

      ¡Gracias por leerme!

      Un saludo☺️

  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.